Las palabras pueden incitar y propagar la violencia

palabras violencia

Las palabras pueden incitar y propagar la violencia

Todos entendemos el poder de las palabras. Las palabras dan forma a nuestra percepción del mundo, las palabras desencadenan emociones y tienen consecuencias. Quienes escriben entienden el poder de las palabras, saben cómo usarlo y el alcance que estas tienen. Los medios de comunicación, escritores y políticos entienden esto muy bien.

 

Nos llaman a la acción: a comprar cosas, a votar de cierta manera, a odiar a quienes son diferentes a nosotros, a comer ciertos alimentos y a usar marcas específicas de ropa. Y sí, también nos alientan a matar. 

 

 

Nuestras palabras

 

La verdadera pregunta que debemos hacer es: “¿Cómo contribuyen mis palabras a la violencia en el mundo? ¿En qué formas participo en una cultura social y política de intolerancia, odio y / o violencia? ”. Mientras nos acusemos mutuamente, no podemos ver nuestra propia culpabilidad.

 

Cada vez que le gritamos a alguien que nos interrumpe en el tráfico, estamos siendo verbalmente violentos. Cada vez que llamamos a alguien «idiota», somos culpables de hablar mal. Cuando perdemos los estribos y lanzamos un insulto sobre alguien que nos enoja, ese insulto realmente es una bomba que hace daño. Las amenazas ociosas no son ociosas, estas pueden convertirse en actos violentos.

 

Si queremos más paz debemos comenzar con nosotros mismos. Si queremos menos violencia en nuestro país, debemos dejar de cometer violencia con nuestras palabras. El cambio no comienza en los altos niveles, comienza con todos y cada uno de nosotros. Donde vivimos y trabajamos. Gandhi nos enseñó: «Debemos ser el cambio que deseamos ver en el mundo»

 

 

La libertad de expresión

 

Muchos discursos de odio se han esparcido justificados por la libertad de expresión. Sin embargo, usar el habla para incitar a la violencia es un acto criminal. Es una línea que no debe cruzarse cuando se aboga por la máxima extensión del derecho a la libertad de expresión. Mientras que en los casos de «discurso ofensivo», un concepto que es altamente subjetivo y fluido. Es difícil, si no imposible, trazar la línea, el uso del discurso para incitar a la violencia debe ser distinguido y abordado adecuadamente.

 

 

Fuente: Forbes

Sin comentarios aún

Publica un comentario

Comentario
Nombre
e-Mail
Sitio web