Los beneficios de la IA van en aumento, ya que hoy en día la inteligencia artificial es una de las áreas de más rápido crecimiento de la tecnología digital. Está transformando nuestras vidas y también nuestras carteras de inversión.

Si bien la inteligencia artificial (IA) ha existido por más de sesenta años, hoy, gracias a un mayor poder de cómputo, a la disponibilidad de grandes cantidades de datos y a algoritmos más sofisticados a partir de su entrenamiento utilizando tales datos, las aplicaciones de la IA han proliferado. Como tecnología de propósito general, se cree que la IA tiene el potencial de impactar en todos los sectores.

A continuación, haremos mención de algunos de los muchos beneficios que actualmente tiene:

Aumenta la eficiencia:

La IA mejora la eficiencia de los procesos considerando la velocidad del trabajo. A diferencia de la inteligencia humana, las máquinas pueden volverse más inteligentes a través de un aprendizaje continuo, puesto que la IA incorpora la capacidad cognitiva.

Esta eficiencia no solo viene acompañada de la velocidad, sino también de la precisión y la exactitud, considerando que una solución de IA, que cumpla con un proceso de testeo y prueba adecuada, tiene pocas probabilidades de cometer errores.

Rompe barreras de ubicación y distancias:

A través de la IA no existirán barreras causadas por la ubicación geográfica ni por las distancias.

Tecnologías como drones inteligentes, imágenes satelitales administradas a través de la IA, vehículos autónomos, entre otros, son ejemplos de soluciones tecnológicas que permitirán llegar a lugares antes impensados e inalcanzables.

Libera a los trabajadores para realizar tareas operativas que no agregan valor:

Utilizando la capacidad de automatización de la IA, las tareas pueden delegarse a soluciones de machine learning (máquinas inteligentes), y de esta forma los empleados pueden invertir mayor parte de su tiempo a tareas de análisis, diseño, creatividad, planificación, etc las cuales mejorarán tanto su motivación como el clima laboral de las compañías.

Genera más empleos de los que elimina:

Se predice que la IA creará más empleos de los que está tomando. Puesto que el objetivo de la IA es complementar el trabajo de los humanos, no compitiendo con estos.

La fórmula para seguir es la de combinar la fuerza de trabajo y la capacidad de aprendizaje, investigación y desarrollo asistidos por la Inteligencia Artificial.

Mejora el estilo de vida de las personas:

Los avances tecnológicos han contribuido desde décadas al mejoramiento del estilo de vida de las personas, de hecho, muchos de ellos han surgido con el fin específico de mejorar la calidad de vida para personas con discapacidad. Como ejemplo de esta hipótesis, actualmente estamos viviendo el desarrollo de la tecnología denominada Internet de las Cosas (IOT), la cual se refiere a la posibilidad de interconexión digital de objetos cotidianos con internet.

Extiende y expande la creatividad:

La inteligencia artificial actúa como una plataforma para desarrollar herramientas y soluciones haciendo uso de la creatividad al máximo.

Favorece a la detección preventiva del fraude:

A mayor tecnología aplicada, la exposición al fraude es mayor. Con la IA se han desarrollado soluciones como reconocimiento de voz, facial, de iris, de patrones de comportamiento, entre otros. Estas tecnologías hacen que la posibilidad de fraude se minimice, ya que las mismas permiten personalizar al máximo patrones y características propias de los usuarios.

Analiza una gran cantidad de datos:

La inteligencia artificial tiene la capacidad de analizar, procesar y guardar una enorme cantidad de datos, en una fracción de tiempo inalcanzable para los seres humanos. Mientras más datos maneje la IA, más precisos son los resultados

¿Quieres saber más? ¡Entra aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.