Los rasgos de un líder

Expreso UMOV > Estación Trend  > Los rasgos de un líder
Los rasgos de un líder verdadero se contagian

Los rasgos de un líder

Ser líder, en cualquier disciplina, profesión o región, requiere de ciertas particularidades. Dichos rasgos no tienen que con el hecho de dictar o imponer ideas propias a los demás.

 

Un líder es aquella persona que ayuda a su comunidad. No implica únicamente a la gestión o la coordinación de personas y/o tareas.

 

Dicho de otra manera, no se trata de sólo de decir qué han de hacer las demás personas, de dirigir o de mandar. Mas bien, es saber por qué y para qué se realiza cada una de esas acciones; es ir más allá.

 

Los líderes son aquellos que, a través de sus acciones, van contagiando sus rasgos a la comunidad, organización, equipo, grupo o institución en la que se desenvuelven.

 

A continuación se enumeran las características de un líder. Mediante ellas es fácil reconocer si somos líderes, o lo que nos falta para llegar a serlo.

 

Ser líder no implica únicamente a la gestión o la coordinación de personas y/o tareas

 

Como en cualquier otra actividad, practicarlos de manera recurrente es recomendable. La reiteración es una de las formas por medio de las cuales se llega a la excelencia.

 

Más que otra cuestión, ponerlos en práctica es una manera de reflejar el amor propio que tenemos con nosotros mismos.

 

  • Maximizar esfuerzos, individuales y colectivos. Es muy poco común que las personas, sobre todo los líderes, elijan con quien van a trabajar. Mención aparte del esfuerzo para cumplir con las tareas, el trabajo consistirá en saber identificar los puntos fuertes e intereses de cada persona del equipo.

 

Esto es con el fin de maximizar las competencias, talentos y habilidades de los miembros para que contribuyan de una mejor manera en el trabajo del equipo. Deben sentirse que están colaborando de una manera significativa para alcanzar un fin mayor.

 

  • Equilibrar las necesidades del equipo. En este apartado, el trabajo consiste en equilibrar las necesidades de todos sin perder el enfoque del trabajo. Así, el grupo siempre se moverá hacia delante.

 

  • Trabajo en equipo. Aunque en un principio puede parecer que todo el mundo es capaz de hacer de todo, la prioridad es ser un líder más eficaz que eficiente. La diferencia radica en que la eficacia a menudo toma más tiempo que la eficiencia.

 

Dicho de ora manera, un líder eficaz se asegura que una persona reciba el apoyo adecuado para completar una tarea de una manera ideal.

 

  • Inspirar a los demás. No es que específicamente se esté divulgando algo que se va a hacer, o decir cómo hacerlo. Lo fundamental es hallar un equilibrio entre el hacer, lo que se puede hacer, lo que se está dispuesto a hacer y el tiempo disponible.

 

Realizando esta delimitación, es más fácil mostrar aprecio por aquello que se esta haciendo, los esfuerzos que implica para finalizar con la gratitud y el premio al trabajo realizado por los otros.

 

Pasar un buen rato haciendo dichas labores también es algo importante mientras se trabaja en conjunto.

 

  • Dar el ejemplo. Los detalles son importantes. Todo comunica. Es por eso que llegar temprano, ser aseados o estar dispuestos a hacer las tareas menos desafiantes para alcanzar metas, son fundamentales para inspirar.

 

Los líderes son aquellos que a través de sus acciones van contagiando a los otros

 

  • Ser responsable. Algo fundamental del liderazgo es que también se trata de las personas. Las personas que forman parte de los equipo de trabajo. Es por ello que el liderazgo también debe ser responsable.

 

No se trata sólo de los procesos, procedimientos o tareas. No de debe de perder de vista el seguir tratándonos como personas.

 

  • Mirar hacia delante. Al ser un líder hay que pensar no sólo en resolver los asuntos de hoy. Hay que ser capaces de tomar decisiones inteligentes que tengan beneficios a largo plazo. Sea cual fuere el ámbito de esa decisión.

 

  • Caminar al lado de los otros. Desarrollar las capacidades de las personas del grupo, a partir de la auto-gestión. Cada miembro tiene sus propias responsabilidades y derechos y hay que dejar que cumplan con sus metas.

 

Darles su espacio es vital, lo cual no significa desentenderse. Hay que estar al lado de los otros y escucharlos, mirar su actuar.

 

Un líder trabaja con los miembros del equipo, así se guian unos con otros para facilitar soluciones

 

Aquí también el ejemplo es algo fundamental. Mostrar una conducta de líder, inevitablemente, impregnará a la mayoría de las personas que nos rodean.

 

Como colofón, hay que recalcar que un líder no debe cargar con los problemas de los demás y que los miembros del equipo arreglen todo. Hay que trabajar con los miembros del equipo, guiarse unos con otros para facilitar soluciones.

Sin comentarios aún

Publica un comentario

Comentario
Nombre
e-Mail
Sitio web