Ajedrez, computadoras y el campeonato mundial

Las computadoras al asecho del Campeonato Mundial de Ajedrez

Ajedrez, computadoras y el campeonato mundial

El ajedrez es un juego viejo. Llegó al mundo occidental desde India a través de Persia en el siglo VI a. C. También es un juego de origen real. Es una prueba de la inteligencia y la perspicacia de alguien en el campo de batalla, pero hoy en día es el juego de todos. Por un lado, no requiere equipo costoso para jugar. Y el juego tiene otra virtud, que cualquier jugador puede explicar: el ajedrez es divertido.

 

 

El ajedrez virtual

 

En el mundo occidental de hoy, se ubica entre los juegos de mesa más populares. Se juega aparentemente en todas partes. En parques urbanos, salas de estar, escuelas y competiciones formales bien publicitadas.

 

Hoy en día, la destreza de ajedrez está disponible en nuestras computadoras o dispositivos móviles. Así, el juego de ajedrez por computadora ha perdido gran parte de su capacidad inicial.

 

El interés por el ajedrez continúa. Es así como los sistemas de ajedrez por computadora, que alguna vez fueron el ámbito de los laboratorios de investigación, han entrado en la vida cotidiana en Internet.  

 

 

El Campeonato Mundial de Ajedrez

 

El juego 3 del Campeonato Mundial en Londres terminó en un empate. 49 movimientos y un toque más de cuatro horas. El campeonato al mejor de 12 se encuentra actualmente en el nivel de 1.5 puntos. Cada uno en una carrera a 6.5 puntos y el premio más importante del juego.

 

Las computadoras a menudo puede parecer un fantasma. Puede parecer un señor supremo que ha dejado el juego humano obsoleto y pequeño. Es importante recordar que el hombre hizo las máquinas.  En estas batallas tecnológicas de juegos, el hombre desempeña dos roles: constructor e intérprete.

 

En el campeonato mundial en Londres, se presenció el desempeño de dos de los mejores jugadores en la historia del juego. Que existan computadoras más fuertes, y que hayan ayudado a Caruana y Carlsen a llegar a Londres, no resta valor a su proeza.

 

Fuente: FiveThirtyEight

Sin comentarios aún

Publica un comentario

Comentario
Nombre
e-Mail
Sitio web